Solemnidad de san Pedro y san Pablo, Apóstoles

Unos minutos con Dios.

Empezamos la oración de la mañana en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Lee y medita la Palabra de Dios, si es necesario léala de nuevo, usando tu propia Biblia:

Evangelio según San Mateo 16, 13-19
En aquel tiempo, cuando llegó Jesús a la región de Cesarea de Filipo, hizo esta pregunta a sus discípulos: “¿Quién dice la gente que es el Hijo del hombre?” Ellos le respondieron: “Unos dicen que eres Juan el Bautista; otros, que Elías; otros, que Jeremías o alguno de los profetas”.

Luego les preguntó: “Y ustedes, ¿quién dicen que soy yo?” Simón Pedro tomó la palabra y le dijo: “Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo”.

Jesús le dijo entonces: “¡Dichoso tú, Simón, hijo de Juan, porque esto no te lo ha revelado ningún hombre, sino mi Padre que está en los cielos! Y yo te digo a ti que tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia. Los poderes del infierno no prevalecerán sobre ella. Yo te daré las llaves del Reino de los cielos; todo lo que ates en la tierra quedará atado en el cielo, y todo lo que desates en la tierra quedará desatado en el cielo”.

Oración, dedica unos minutos a tener un diálogo espontáneo con Cristo, de corazón a Corazón, intercede por tu familia……..

Jesús, te reconocemos como nuestro Señor y Salvador; también sabemos que tu Iglesia siempre ha enfrentado desafíos, desde el comportamiento de los que están dentro hasta la persecución de los que están fuera. Sin embargo, Jesús, tú nos asegura que prevaleceremos.

Somos fundados por Cristo y guiados por el Espíritu Santo, y la verdad no puede ser derrotada. Una base firme de fe y un espíritu evangelizador, combinados con la gracia de Dios, traen al mundo las buenas nuevas de Jesús y del amor de Dios por nosotros. Amén

Contempla la Palabra de Dios (en silencio deja actuar en ti al Espíritu de Dios). Actúa y conserva la Palabra en tu vida hoy.

Repite con frecuencia y vive hoy la Palabra: «“Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo”» Amén

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal. Amén

Para las lecturas del dia, por favor vaya aquí.

Para la Lectura Espiritual

“Conocer a Jesús es un regalo del Padre, es Él quien nos hace conocer a Jesús; es también una obra del Espíritu Santo, que es un gran trabajador. Él hace este trabajo de explicar el misterio de Jesús y de darnos este sentido de Cristo. Miramos a Jesús, a Pedro, a los apóstoles y escuchamos en nuestros corazones esta pregunta: “¿Quién soy yo para ti?”. Y como discípulos le pedimos al Padre que nos dé el conocimiento de Cristo en el Espíritu Santo, y nos haga comprender este misterio”.

Papa Francisco